El nuevo Misal Romano, a un mes de su entrega con nuevas oraciones

Arzobispo Gregory M. Aymond    La implementación de la fecha del nuevo Misal Romano, que incluye las oraciones, que usted dijo en la misa, es el 27 de noviembre, el primer domingo de Adviento. Está a la vuelta de la esquina.
    Es un hecho. Hemos estado hablando sobre el nuevo Misal desde hace unos cinco años, y ahora estamos mirando lo que será usado dentro de un mes.
    ¿Está lista la Arquidiócesis?
    Eso creo. Lo que hasta ahora he oído de varias parroquias es que han introducido la nueva música del Gloria y el Santo, Santo, Santo, y que las nuevas palabras dentro de esas oraciones musicales han sido aceptadas sin problemas. Sin embargo, creo que cuando terminemos de implementar todo el Misal el primer domingo de Adviento, todos los sacerdotes, diáconos y los feligreses, tendremos que usar tarjetas como una ayuda para el culto. Aunque el texto no es muy diferente, algunas de las respuestas de las personas son diferentes. Creo que nos vamos a acostumbrar  rápidamente, y en cuatro a seis meses nos dirán que no era tan difícil. Creo que el cambio mas difícil podría ser la respuesta a “El Señor esté con usted,” en lugar de “Y también con usted” ahora será, “Y con tu espíritu.”
    ¿Por qué hizo la iglesia ese cambio?
    En primer lugar, la traducción se remonta a la original en latín. Esa frase en latín ha sido traducida “Y con tu espíritu” en todos los idiomas excepto en inglés. La idea es que, no solo estamos diciendo, “Dios está con usted como Dios está conmigo.” Estamos diciendo, de corazón de quien eres, mi Dios reside. Eso es muy diferente a decir, “El Señor está contigo.” Dios es el núcleo de quién eres y quién soy. ¿Puede Dios vivir allí? Sospecho que llevará algún tiempo ponerse cómodos con ese cambio, y probablemente habrá risas sobre ella al comienzo de la Misa mientras nos esforzamos por hacer la adaptación.
    ¿Puesto que muchos católicos no asisten a misa todos los domingos, será aún más importante esa ayuda?
    Algunas personas pueden no llegar a misa hasta la Navidad. Por eso creo que las tarjetas o misales serán muy útil. Las tarjetas que he visto que tienen el nuevo texto, la tienen en negrita. En realidad, si analizamos los cambios en las respuestas de las personas, no son muchos o muy significativos. Son mucho más numerosos para los sacerdotes en las nuevas plegarias Eucarísticas y los prólogos. Les tomará algún tiempo acostumbrarse.
    ¿Celebrará talleres adicionales alrededor de la arquidiócesis para los diferentes ministros litúrgicos?
    Adaptarse a la nueva redacción bastante rápidamente, dentro de los próximos meses. En la arquidiócesis, hemos decidido inaugurar un Año de Renovación para la Misa. Esto no es sólo por los cambios de las palabras. Se trata de una oportunidad perfecta para hacer preguntas básicas sobre la Misa: ¿Qué es la misa? ¿Cómo se relaciona con la última cena la muerte y resurrección de Cristo? ¿Qué es la presencia Real de Cristo? ¿Cuál es nuestra obligación de asistir a la Misa los domingos? ¿Cómo podemos participar  más plenamente en la Misa? ¿Cuáles son los privilegios y responsabilidades de las personas que comparten en el Ministerio de la Misa en las diversas funciones litúrgicas? Esta es una oportunidad para renovar nuestro compromiso y comprensión de la Misa. También es una oportunidad para nosotros elevar el listón en términos de formación de lectores, directores musicales, Ministros Extraordinarios de la Sagrada Comunión, ujieres y servidores.
    Sí, ahora mismo, veo este proceso de familiarización en dos partes.
    ¿Como Presidente del Comité Episcopal de U.S.A al culto divino, que supervisó el desarrollo del nuevo Misal Romano, ha tenido que responder a preguntas concretas en todo el país?
    Me han hecho algunas preguntas, y estamos trabajando en un par de ellas a través de la Oficina de culto USCCB porque creo que ha habido un malentendido sobre los motivos de los cambios. También ha habido un malentendido a que si hay o no hay cambios en otras rúbricas de la Misa. Por ejemplo, ha surgido una pregunta acerca de que si se debe o no se debe dar la Comunión en ambas especies – es decir, como el cuerpo de Cristo y la sangre de Cristo. El nuevo Misal no lo contempla. Deja a decisión del obispo dar permiso para que la Comunión se dé bajo ambas especies en su propia diócesis o arquidiócesis. Creo que el pastor de su parroquia se adapta mejor a tomar esa decisión. Apoyo incondicionalmente a cualquier parroquia que desea recibir la Comunión bajo ambas especies, como a las personas que tienen la formación adecuada, siempre y cuando la Eucaristía no sea de ninguna manera mal administrada o profanada. Sé que algunas parroquias prefieren ofrecer la Comunión bajo ambas maneras y otros no.
    Creo que es decisión del sacerdote a nivel local, pero recomiendo a los sacerdotes a examinarlo.
    ¿Ha habido un par de obispos que han dicho que en sus diócesis ofrecerán la Comunión bajo un sólo tipo – es decir, la Eucaristía?
    Eso es en lo que estoy trabajando ahora mismo.
    ¿Cómo cree que se aceptarán los cambios?
    A menudo decimos que el cambio es bueno siempre y cuando no me afecten. Creo que debemos aceptar esto como un cambio pero no para sacarlo fuera de proporción. Esto no es un cambio monumental. Después del Concilio Vaticano II cuando se produjeron los cambios litúrgicos, hubo muy poca preparación. Esta vez hemos hecho mucha preparación y educación, por lo que creo que estamos en una posición mucho mejor ahora. En nuestra arquidiócesis, el año de la renovación nos permitirá tener artículos en el Clarion Herald explicando cada parte de la Misa. También ofreceremos talleres porque hay muchos malentendidos acerca de algunas de las rúbricas litúrgicas. Se trata de una oportunidad maravillosa para todos para obtener más información para aprender y apreciar la belleza de la sagrada Misa.
    Si tiene alguna pregunta para el Arzobispo Aymond, la puede enviar a This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it. .