Hay una mejor manera de hacer frente a los fractores de 17 años de edad


Todos los días, jóvenes de 17 años de edad son detenidos y procesados ​​como adultos en Luisiana. Más del 90 por ciento de ellos están acusados ​​de delitos no violentos. Ellos entran al sistema y los marca con un record de adultos, los expone a los delincuentes adultos, y hacen poco para educarlos.
 
Esta es una gran injusticia, y tiene que parar. Luisiana es uno de los nueve estados, que procesa automáticamente a todos los jóvenes de 17 años de edad, como adultos.
 
La Conferencia de Obispos Católicos de Luisiana apoya la medida SB 324, de “Subir la Edad,” para llevar a los jóvenes de 17 años de edad al sistema de justicia de menores, preservando al mismo tiempo la capacidad de los fiscales de procesar a los infractores graves como adultos.
 
La gente de fe cree en la capacidad humana de reformarse. El tema fundamental de la Doctrina Social Católica es “la vida y la dignidad de la persona humana.” Debido al hecho de que todos estamos hechos a imagen y semejanza de Dios, toda persona humana es infinitamente preciosa. La sociedad tiene el derecho de hacer cumplir las leyes, y mantener las comunidades seguras. Sin embargo, nuestra respuesta a aquellos que violan la ley deben ser enfocados en la rehabilitación. Aquellos que practican tales transgresiones puede que tengan algún defecto, pero se mantiene con un gran potencial, al igual que todos somos imperfectos, y también tenemos un gran potencial. Negar eso es negar el plan de Dios para la creación, y vivir en un mundo inimaginablemente nada prometedor.
 
La investigación en ciencias sociales apoya, firmemente, el valor de procesar a los jóvenes delincuentes, en el sistema de justicia juvenil. Estudio tras estudio, ha demostrado que los jóvenes que se mantienen en el sistema de justicia de menores, en lugar de ser transferidos a un tribunal de adultos, son menos propensos a cometer crímenes posteriores. El Centro para el Control de Enfermedades, revisaron la investigación sobre el tema, y encontraron, que mantener a un niño en el sistema juvenil disminuye la reincidencia en un 34 por ciento.
 
El sistema de justicia de menores, aunque lejos de ser perfecta, está diseñado para rehabilitar. En ella, los jóvenes deben asistir a la escuela, además de los programas de asesoramiento, y preparación para el trabajo, que están diseñados para ayudarles a tener éxito.
 
El sistema de adultos ofrece menos oportunidades para mejorar. En su lugar, coloca a los jóvenes en situaciones de peligro. Los jóvenes, en centros para adultos, se encuentran en alto riesgo de abuso sexual y otras formas de violencia. La tasa de suicidios de jóvenes en centros para adultos es ocho veces mayor, que la de los jóvenes en los centros de menores, y 36 veces mayor que la de los reclusos adultos. Incluso, después de que los jóvenes son liberados, el sistema los continúa castigando. Un récor de adulto hace que sea difícil de ser aceptado en la escuela, obtener un empleo, servir en el ejército, e incluso alquilar un apartamento. Todas estas barreras hacen que sea menos probable, que una persona, pueda tener un futuro respetuoso y estable con la ley.
 
También, es de gran preocupación: El tratamiento de los jóvenes de 17 años de edad como adultos, porque excluyen a las familias. La policía, no tiene ninguna obligación de llamar a los padres cuando detienen a un joven de 17 años de edad, debido a que el niño no se considera un menor de edad. La policía puede interrogar al joven, y el niño puede incluso estar de acuerdo con una declaración de culpabilidad – todo ello sin una madre o un padre, incluso, de informales de que algo ha sucedido. Es la pesadilla de un padre.
 
Cuando una persona joven atraviesa un mal momento, debemos trabajar para apoyar a la familia, no despreciarla. Lo maravilloso de los seres humanos, incluso aquellos que han persistido en el error por algún tiempo, es que siempre se puede hacer mejor. Este es el poder de la reconciliación y la rehabilitación. El Senado aprobó la ley “Subir la Edad” por un amplio margen, con un fuerte apoyo de ambos partidos. La medida también fue a un comité de la Cámara, que informó favorablemente. El pleno de la Cámara estaba previsto votar a principios de la semana pasada. El gobernador Edwards, se ha comprometido a firmar el proyecto de ley si le es enviado a él, y lo aplaudo por hacerlo.
 
Preguntas para Arzobispo Aymond pueden enviarse a: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it. .

Catholic World News

Loyola-Sharpen Ad
Dorignacs 1
Daughters of Charity
WLAE.com