El equipamiento de la iglesia el dia de resurrección

Segundo domingo de Pascua
Abril 3, 2016
Jn. 20:19-31


Hay tres elementos importantes en esta aparición el dia de resurrección: un lugar donde están reunidos, que es el mismo lugar donde se ha instituido la Eucaristia y el sacerdocio, y donde vino Pentecostés. Este es el primer templo Cristiano.

Tenemos una asamblea de discípulos reunidos.

Finalmente, tenemos una presencia: Jesús en medio de ellos.

Esta es la imagen completa de la iglesia.

Hay un propósito en esta aparición: el equipamiento espiritual de la iglesia. Los dones, armas o equipo de trabajo que ellos reciben son:                                

La paz que les quita el miedo.

El ser enviados por Jesús, en vez de estar escondidos en una casa.

El don del Espíritu Santo, y la autoridad para perdonar pecados.

Es típico de la interpretación protestante de este pasaje el hacer una grandiosa exegesis del don de la paz, e ignorar al mismo tiempo el versículo 23 sobre el poder de perdonar los pecados.

Jesús no los regaña, les quita el miedo. El miedo que tenían ellos no era tanto a los Judíos, sino al mismo Jesús, porque ya han escuchado la noticia de las mujeres de que ha resucitado. Y seguramente sienten que Jesús los va a rechazar como malos discípulos.

Según San Juan Crisóstomo, ellos no le creyeron a María, porque estaban celosos.

“Es muy posible que cuando los discípulos escucharon estas cosas que les dijo María no le van a creer a una mujer; o si le creyeron seguramente se pusieron tristes porque no fueron considerados dignos de tal visión ...”          Hay alguna probabilidad de que ellos sintieran que Jesús ya no los quería o no los necesitaba.

Jesús no los rechaza por sus pecados, sino todo lo contrario, los equipa espiritualmente. En este equipamiento el punto mas importante es darles poder de perdonar los pecados.

En la practica, ellos están experimentando  ese paso de haber pecado contra el Señor y de ser recibido por Jesús, como si nada hubiera pasado.

El perdón de los pecados que yo recibo en el sacramento es una de las pruebas personales mas fuertes de la victoria de Jesús sobre la muerte.

Jesús no les quita su ministerio, ni su discipulado sino que les da un envío. Asi como el Padre ha enviado a Jesús, ellos son ahora enviados.

No los deja caídos, sino que los levanta. No los deja en su pequeñez espiritual, sino que los levanta a un nivel superior, el del Espíritu. Por eso sopla sobre ellos y los llena de su Espíritu Santo.

¿Como se empobrece esta experiencia pascual de la iglesia?

Cuando no recibimos perdón sacramental; cuando dejamos de participar en la comunidad Cristiana los domingos; cuando no participamos del cuerpo y de la sangre de Cristo en la Eucaristia; cuando no vivimos en paz unos con otros en el hogar; cuando ignoramos la presencia y dones del Espíritu Santo; y finalmente cuando no aceptamos el ser enviados  por el Señor a llevar su mensaje.

Catholic World News

WLAE.com
Loyola-Sharpen Ad
Dorignacs 1
Daughters of Charity