El Centro Nacional Católico de Bioética abre nuestros ojos


Usted es el presidente de los Obispo del Centro Nacional Católico de Bioética (NCBC, por sus siglas en inglés), que se basa en Filadelfia. ¿Podría decirnos lo que el centro es, y lo que hace?

El Centro Nacional Católico de Bioética, fue establecido en 1972, y su misión principal es llevar a cabo la investigación, ofrecer consultas y publicar artículos educativos para elevar la dignidad humana en el cuidado de la salud y las ciencias de la vida. Su misión es impulsada por las enseñanzas de la Iglesia Católica sobre la vida.

El NCBC ofreció un taller para los obispos, sobre una variedad de temas recientemente en Dallas. ¿Con qué frecuencia asiste usted a eso?
Estos talleres se llevan a cabo cada dos años. Entre 100 y 125 obispos de los Estados Unidos, América Central y del Sur asisten. Los Caballeros de Colón hace esto posible al sufragar gran parte de los gastos del viaje y alojamiento de obispos. El taller de los primeros obispos, se celebró en 1980. Las reuniones están diseñadas para proporcionar formación continua para los obispos en relación con las cuestiones de bioética, que impactan a nuestro ministerio. Los talleres comenzaron bajo el papado de Juan Pablo II. El Papa emérito Benedicto XVI también fue conferencista en 1984 y 1991. Los talleres suelen tratar con un grupo de temas. Algunos de los temas recientes incluyen el legado moral de San Juan Pablo II en la atención de la salud Católica, las expectativas culturales para el cuidado de la salud, y los derechos de conciencia de los que participan en la atención del cuidado de la salud. El tema de la conferencia de este año fue “La Teología de Acompañamiento del Papa Francisco.”
 
¿Cómo llegó a ser presidente?
Asisto regularmente a los talleres, y hace unos dos años y medio, me pidió, el Dr. John Haas, quien es el director del centro, y el Cardenal Donald Wuerl, que inició este proyecto hace muchos años, a que considera a servir como presidente de la mesa directiva. Creo muchísimo en lo que el centro hace al servicio de la iglesia, no sólo en los Estados Unidos, sino también en todo el mundo, incluido el Vaticano.
 
Háblenos de la “Teología de Acompañamiento.”
Esto es un pilar importante de la espiritualidad del Papa Francisco. Creo que la imagen de la portada del programa de la conferencia fue capturada maravillosamente. Es una poderosa imagen de Jesús caminando con sus discípulos con su mano en el hombro de uno de ellos. Esta imagen, es para mí, lo que el Papa Francisco cree que nosotros como iglesia – y especialmente como líderes de la iglesia – deberíamos hacer. Debemos acompañar a las personas en su camino, y servirles de apoyo y ofrecer atención genuina.
 
¿Qué hay de nuevo en la bioética, y en la atención de la salud?
Lo asombroso es todo el ámbito de la bioética y de la atención a la salud, al parece está cambiando mensualmente, y es muy difícil mantenerse al día con todos estos cambios, y sus implicaciones morales. Una de las conversaciones clave sobre la “teología de acompañamiento” fue dada por el Arzobispo Zygmunt Zimowski, Presidente del Consejo Pontificio para el Cuidado de la Salud de los Trabajadores en Roma. Hubo otras conversaciones sobre la enseñanza moral de la iglesia, sobre la dignidad de la persona humana y en el mantenimiento de la identidad Católica de los centros de salud Católicos. Hay algunos procedimientos médicos permitidos en algunos hospitales que no están en línea con las “Directivas Éticas y Religiosas para los Servicios Católicos de Asistencia Médica.” También hablamos de los avances tecnológicos que hacen posible que un niño sea “concebido” de muchas maneras diferentes. Hablamos de la necesidad de que las parejas casadas tengan una apertura a la procreación, y cómo la planificación familiar natural, puede de hecho, ser un método eficaz de planificación familiar.
 
Entre los presentadores del personal de NCBC estaban el Padre, Tad Pacholczyk, la Dra. Marie Hilliard y el Dr. Furton Di Camillo. También escuchamos al Padre jesuita William Blazek de la Universidad de Georgetown, un internista certificado por la junta; la Dra. Anne Nolte del Centro Nacional de Gianna; Jennifer Lahl del Centro de Bioética y Cultura; y Alana Newman de la empresa Proyecto US Anónimos. Las mujeres presentadoras ayudaron a llegar a una mejor comprensión de estos temas desde una perspectiva femenina.
 
¿Qué pasa con la fertilización in vitro?
Esto es un muy buen punto. Muchos Católicos no se dan cuenta que la fecundación in vitro – en donde se fertiliza el óvulo de la mujer fuera del útero, y luego se coloca dentro del útero – no está en línea con las enseñanzas de la Iglesia Católica. Una de las mujeres que hablaron con nosotros en la conferencia, dijo que no sabe quién es su padre. Su padre biológico había donado su esperma a su madre. La mujer discutió algunos de sus sentimientos emocionales y espirituales acerca de su situación. Como sabemos, la fertilización in vitro es cada vez más frecuente en la actualidad. También hablamos sobre los nuevos procesos de fertilidad que la Iglesia Católica apoya, que respeta, el acto de procreación. Hay muchas maneras para que los Católicos cumplan con las enseñanzas de la iglesia, y obtengan ayuda con la infertilidad. De hecho, una sucursal local, del respetado a nivel nacional Centro de Gianna, se está estableciendo en el northshore.
 
¿De qué otra cosa hablaron?
Examinamos los estudios de los casos en donde la vida de la madre y el feto son amenazadas, y cómo debemos proceder desde el punto de vista ético. También nos fijamos en los estudios de los casos en los que hay muerte cerebral, y cómo podemos determinar su muerte física. Hay una directiva médica llamada “POLST” – Proveyendo Ordenes para el Tratamiento de Soporte de vida vital. Esos documentos por lo general, se firman cuando una persona tiene una enfermedad grave, y el médico y el paciente deciden sobre ciertas órdenes para el tratamiento médico, las cosas que se pueden hacer, y lo que no se llevará a cabo, para que una persona pueda morir con dignidad. Hay muchas preocupaciones acerca de las formas en que están redactados estos documentos. Sin embargo, en Luisiana, estamos muy bendecidos, porque que hemos podido ajustar estos documentos de forma que muestran la enseñanza de la iglesia, y dar a la gente una comprensión de lo que es moralmente aceptable. Los asuntos para poner fin a la vida, a menudo son muy complejos. Hay un dicho: “Si has visto un caso, usted ha visto uno.”
 
¿Qué le diría a una familia, que se enfrenta a un problema complejo, de terminar con su vida?
En primer lugar, deben consultar a su párroco, y si el sacerdote necesita ayuda, puede llamar a un teólogo moral al Seminario de Notre Dame. Uno de los maravillosos ministerios de la NCBC ofrece a través de un número gratuito (215-877-2660, opción 4) donde la gente puede llamar 24/7, con los detalles de su situación. Esto es para los casos urgentes. El centro ofrecerá su orientación. Las familias también pueden enviar su información sobre sus casos, a través de la página web del centro, www.ncbcenter.org, bajo “consulta/presentar una solicitud.” El centro ofrecerá una respuesta en un plazo de cinco días.
 
¿Le sorprendió algo que escuchó en la conferencia?
Mucha de la información que me abrió los ojos, sobre todo acerca de la donación de esperma, y el óvulo, y cómo esto se está convirtiendo en una ciencia en sí misma. Hemos escuchado historias acerca de cómo esto se está volviendo un gran negocio, donde una pareja puede “alquilar un vientre” para que una sustituta lleve su embarazo a término. Hemos oído hablar de una persona haciendo esto varias veces, para conseguir dinero para pagar la matrícula universitaria. Estas son cuestiones que nosotros, como Católicos, tenemos que estar más conscientes para ayudar a la gente a entender la belleza y la dignidad de la vida humana.

Catholic World News

Daughters of Charity
Wlae
Dorignacs 1
Loyola