Los jóvenes ayudan a reavivar nuestro respeto por la vida


Usted estuvo en la marcha anual por la vida en Washington, D.C., la semana pasada. ¿Cómo fue el evento, y la participación?
Fue increíble. Cada año, los jóvenes que asisten a la marcha por la vida, me dan mucha energía, y también reafirman que tenemos que ser audaces, valientes y voces en nuestra postura pro vida. Este año tuvimos 10 autobuses que llevaron a más de 500 jóvenes de la Arquidiócesis de Nueva Orleáns, y hubo muchos estudiantes y jóvenes de otras diócesis de Luisiana. Todos juntos, tuvimos a más de 2.000 jóvenes de nuestro estado en la marcha.
 
¿Cuál era el programa para los estudiantes?
Llegaron el martes por la noche, y celebramos Misa en la madrugada del miércoles en el hotel. Desde allí, fuimos a un evento llamado “Geaux Forth,” donde todos los jóvenes de Luisiana se reunieron para escuchar conversaciones sobre temas de pro vida, orar y a socializar. Estuvo muy animado, y fue una experiencia enriquecedora. Desde allí, el grupo de Nueva Orleáns fue a una clínica de abortos local y oraron cerca de la entrada por aquellas mujeres que podrían estar considerando tener un aborto, así como por sus bebés por nacer. También rezamos por los funcionarios que dirigen la clínica, para que Dios pueda tocar sus conciencias, y los apartar a del negocio contrario a la vida, en la que ellos están comprometidos. También rezamos frente a la Casa Blanca.
 
Después de la cena, fuimos al otro lado del río, a la diócesis de Arlington, para tener una noche de alabanza y de adoración dentro del Patriots Center. Unos 9.000 jóvenes asistieron. Escuchamos sermones sobre la espiritualidad, fe y pro vida, y luego tuvimos una Hora Santa. Tuve el privilegio de poder escuchar las confesiones de muchos jóvenes durante el evento.
 
¿Qué pasó el jueves, 22 de enero, que era el 42 avo aniversario de Roe vs. Wade?
El jueves por la mañana, fuimos a la parroquia del Santísimo Sacramento en Arlington para la Misa, y luego nos fuimos a la marcha que duró desde el mediodía hasta las 2:30 pm. Es tan impresionante tener a miles y miles de jóvenes marchando y defendiendo la vida. Ellos no sólo estaban expresando las consignas, pero caminando en la marcha. Nos dirigimos hacia al edificio del Congreso, donde escuchamos varias charlas pro vida de la delegación del Congreso de Luisiana. Fue muy afirmativo para nuestros jóvenes saber de sus líderes, quienes les dijeron que quieren estar en comunicación abierta con ellos. El Senador Vitter vino a la Misa con nosotros, y escuchamos charlas del congresista Scalise y la esposa del senador Cassidy.
 
Después de la cena, la gente joven regresó a su hotel para una noche de alabanza y adoración. Teníamos unos 15 seminaristas, 13 sacerdotes y varias religiosas que asistieron a la marcha, y participaron en las sesiones de oración. Fue una experiencia maravillosa.
 
¿Cómo estuvo el clima en la marcha?
El año pasado, la sensación térmica para la marcha estaba por debajo de cero. Este año, estaba cerca de los 40 grados y estaba mucho más agradable. Este año sentía que tenía los dedos del pie y no un bloque de hielo en ellos.
 
¿Cómo ve el estado de la causa de pro vida?
A menudo he dicho que fue durante la época de mi generación cuando Roe versus Wade tuvo lugar, y eso cambió la actitud de Estados Unidos hacia la vida humana. No tengo ninguna duda de que esta generación nos llevará de una cultura de muerte a una cultura de vida. Tengo gran admiración por el entusiasmo de nuestros jóvenes y su compromiso con la causa pro vida. Ellos serán la voz de los sin voz. También hablamos durante la semana de todos los aspectos de pro vida.

Cuando puede justificar un aborto, puede justificar cualquier otro ataque a la vida humana. Hablamos sobre el cuidado de personas con discapacidad, y los peligros planteados por eutanasia. Hablamos de eliminar la pena de muerte, y el horror de la trata de seres humanos. Creo que nuestra gente joven toma esas cuestiones muy en serio.

¿Cuáles son sus pensamien tos sobre la decisión por parte del estado para no permitir a Planned Parenthood (Planificación de la familia) a realizar abortos propuesto en su centro regional, porque Planned Parenthood no mostró evidencia de una necesidad de más abortos en el estado?
Obviamente estoy de acuerdo con la decisión. Simplemente oro para que no se abra el centro de planificación familiar porque tendrá un efecto perjudicial para el no nacido, y en la manera de ver y de respetar la vida en esta ciudad.

Preguntas para el Arzobispo Aymond pueden enviarse a: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it. .
 

Catholic World News

Wlae
Loyola
Daughters of Charity
Dorignacs 1