Roma tiene el Espíritu lleno, para el propósito del Sínodo en Nueva Orleáns


Ahora que las 17 sesiones de consulta del Noveno Sínodo General se han terminado, ¿Puede decirnos cómo va el proceso sinodal?
La primera fase ha sido muy exitosa. Hemos llevado a cabo sesiones de consulta en cada uno de los 10 decanatos, que son las regiones geográficas de la arquidiócesis, y luego llevamos a cabo otras sesiones para la comunidad hispana, ancianos, jóvenes, jóvenes adultos, mujeres y hombres religiosos, diáconos permanentes y sacerdotes. Alrededor de 3.800 personas asistieron a las sesiones, y eso es un nivel abrumador de participación. Yo estaba muy impresionado y conmovido por lo que he oído, y también me sentí muy agradecido por los comentarios y sugerencias que la gente ha dado con respecto al futuro de la iglesia. Sinceramente, creo que el espíritu de Dios está vivo y se mueve en estas discusiones. Dios nos está llamando a hacer algunos ministerios nuevos y más amplios. Ahora estamos preparados para pasar a la fase 2.

Usted asistió a cada sesión, y tomó muchas notas.
Yo, literalmente, tengo dos tablas de notas. Decidí antes de las sesiones trazar una línea en el centro de cada página, y en el lado izquierdo anoté los comentarios que afirman acerca de lo que estamos haciendo bien como iglesia. En el lado derecho, escribí las cosas que podríamos hacer mejor o de las cosas que no estamos haciendo del todo nada. Mientras escuchaba las discusiones, he marcado específicamente algunas de las cosas que no había oído antes. Ahora estamos a la espera del documento en resumen, para ser compilado por el Instituto de Liderazgo Católico. Tomarán las 3.800 hojas de papel entregadas por los participantes individuales, además de las notas que yo y otros miembros de nuestro personal tomamos, y van a condensar toda esa información a través de categorías y temas comunes. Esa información vendrá de nuevo a nosotros, y luego irá a siete “grupos de ministerios focales que tendrán la tarea de buscar las áreas específicas del ministerio: la justicia social; educación y formación; el culto y la liturgia; el matrimonio, la juventud y la vida familiar; las vocaciones; evangelización; y gobernanza y finanzas.

¿Qué pasará después?
Los siete equipos de enfoque del ministerio, el cual, cada uno tienen alrededor de siete miembros, discutirán sobre la información, y harán dos cosas. Ellos se enfocarán en su área específica, y dirán cuales son los pasos que se deberían tomar con respecto a esta área. En segundo lugar, se evalúan todos los datos, si su área es una de las prioridades o no, y van a sugerir las tres o cinco prioridades que la arquidiócesis debe considerar cuando se implemente el Sínodo.

Luego, hay otro grupo llamado, el Equipo de Liderazgo del Sínodo, ¿Correcto?
Sí. El Equipo de Liderazgo del Sínodo, está formado por 12 personas. Ellos recibirán toda la información de las sesiones de consulta, así como todo el trabajo de los grupos de enfoque del ministerio. El trabajo del equipo de liderazgo es para juntar todo esto. Después de varios días de discusión y oración, ellos propondrán de tres a cinco prioridades que tendrán metas y objetivos my claros. Cada meta y objetivo deben ser perceptibles, y tendrán una fecha específica, para que pueda llevarse a cabo de manera en la que tendremos que rendir cuentas. Vamos a tener todo terminado el 24 de mayo de 2015, en la Fiesta de Pentecostés.

Obviamente, se está invirtiendo mucho tiempo, oración y dinero en este proceso. ¿Por qué es tan importante?
Durante los últimos tres años, he estado buscando y preguntando en la arquidiócesis, ¿Cuál es el siguiente paso? ¿Cómo crecemos? ¿Cómo cumplimos de forma más completa el mandato y la misión de Cristo? Se me ocurrió la idea, que podríamos hacer este programa, o que podríamos hacer ese programa en las parroquias o en varias instituciones Católicas. Pero cuanto más pensaba, y oraba al respecto, el enfoque no pareció producir una imagen completa. Entonces, pensé en hacer un plan estratégico, pero eso es un proyecto secular. Finalmente decidí, que la iglesia ofrezca este proceso de oración, la discusión ilustrada y el discernimiento, y eso se llama un Sínodo. A medida que continuaba pensando, y orando acerca de esto, Dios parecía estar llamándome a convocar un Sínodo, y pedirle a la gente de la arquidiócesis a que participe. Cuando el plan final esté listo, vamos a pedir a cada parroquia, escuela, programa de educación religiosa y la institución Católica, a tomar estas prioridades, y hacer todo lo posible para ponerlas en práctica. Eso va a ser la parte más importante, cuando el Sínodo esté terminado – todos vamos a tener que estar en la misma página, trabajando juntos de forma colaborativa, bajo la guía del Espíritu.

¿Hay diferencias importantes en nuestro Sínodo local y el Sínodo extraordinario de los obispos, sobre la familia ahora en curso en Roma?
El proceso para los dos Sínodos es similar. Por ejemplo, el Sínodo sobre la familia en Roma, va a trabajar con los resultados de una encuesta de la vida familiar que se envió a los obispos de todo el mundo. Después de que cada obispo consultó con los laicos y otros en el ministerio, envió en un resumen la situación de la familia en su diócesis local – cuales son los dones, y bendiciones, así como los desafíos. Cada país envió un informe resumido a la oficina del Sínodo en Roma, y la oficina sinodal publicó lo que llama un “instrumentum laboris” – un documento de trabajo – el cual, lo he leído. (El documento está disponible en www.vatican.va; presione en Roman Curia/Synod of Bishops.) Es un excelente documento, que resume los dones y los desafíos en todo el mundo sobre el matrimonio y la vida familiar. Los obispos que asisten a este Sínodo extraordinario, van a través de ese documento, y ofrecen algunos puntos de discusión y sugerencias. El trabajo que se ha realizado este año, continuará con el debate y la investigación, a través del año que viene, y que dará lugar a la Fase 2 en octubre próximo en Roma, con el Sínodo ordinario de la familia. En el Sínodo del próximo año, se espera que los obispos hagan recomendaciones específicas para el Santo Padre y sus asesores más cercanos. Entonces el Papa Francisco, se dará varios meses para hacer sus propias reflexiones sobre el Sínodo, y publicará una exhortación sobre la pastoral de la familia en este momento de la evangelización. No tenemos forma de predecir lo que va a decir, pero creemos que el proceso va a ser muy minucioso, y será verdaderamente útil para la iglesia, en términos de ministerio y cuidado pastoral para las familias en el futuro.

¿Qué pueden hacer los Católicos ahora que los Sínodos se están realizando?
Pido a todos los Católicos a rezar todos los días por el éxito de nuestro Sínodo, y para el éxito del Sínodo en Roma – que realmente vamos a hacer lo que Dios nos está llamando a hacer, y ser. 

Catholic World News

Clarion Herald Trip
Wlae
Daughters of Charity
Catholic Journeys
Jesuit
Dorignacs 1
Catholic Life Insurance