La Reunión de los obispos de Estados Unidos


La Arquidiócesis de Nueva Orleáns acogió la Asamblea General de la Conferencia de obispos Católicos de Estados Unidos la semana pasada. ¿Cómo fue la reunión de tres días?
Todo salió extraordinariamente bien. No pude contar el número de obispos que se me acercó y personalmente expresaron gratitud por la hospitalidad que les brindamos. A ellos se le recogió individualmente en el aeropuerto, y fueron llevados al hotel donde tuvimos nuestra reunión. La Misa en la Catedral de San Luis el miércoles fue una experiencia maravillosa y profunda en oración. Nuestros seminaristas que sirven en las Misas diarias y los Católicos locales proporcionaron la música para las Misas y nuestros servicios de oración diaria. Cerramos la reunión de una manera muy especial. Dieciséis sacerdotes religiosos que sirven en nuestra arquidiócesis – Jesuitas, Dominicos y Oblatos – oyeron las confesiones de los obispos. Los obispos estuvieron profundamente agradecidos y muy impresionados por la acogida, y el fuerte espíritu del catolicismo que existe entre nosotros en la Arquidiócesis de Nueva Orleáns. Quiero dar las gracias a las personas que proporcionaron el transporte, aquellos que proporcionaron una cálida bienvenida y aquellos que proporcionaron la Liturgia. Realmente tomó el trabajo de mucha gente, y ciertamente fue un momento que me dio mucho orgullo de ser el Arzobispo de Nueva Orleáns, y permitir que mis hermanos en el episcopado vean el gran espíritu de fe y entusiasmo que existe entre nuestro pueblo Católico.

¿Qué aprendió de la propia Junta?
Creo que la reunión fue muy positiva. La Junta Nacional de Revisión, que supervisa la implantación de la Carta para la Protección de los Niños y Jóvenes, dio un buen informe sobre nuestros esfuerzos para proteger a los niños del abuso sexual. Hemos hecho grandes progresos en estas protecciones, y esto es una prioridad importante para nosotros.

También recibimos un informe sobre la ayuda financiera y espiritual que los Católicos en los Estados Unidos han enviado a Filipinas, en respuesta al Súper tifón del año pasado. Hasta el momento se ha enviado más de $21 millones.

Hemos recibido un informe de la Subcomisión sobre el Catecismo, que continúa revisando los libros de texto para la educación religiosa, para asegurarse de que estén en conformidad con el “Catecismo de la Iglesia Católica.”

La Conferencia Episcopal continúa sus esfuerzos en promover el matrimonio y la vida familiar. También expresamos preocupación en los esfuerzos en nuestro mundo para redefinir el matrimonio, para que no se vea como una unión sagrada entre un hombre, y una mujer.

El Arzobispo Joseph Kurtz, quien es el Presidente de la Conferencia, dio un informe sobre el próximo Sínodo sobre la familia en Roma. Estaba muy agradecido por la respuesta que recibimos de los Católicos en los Estados Unidos, con las sugerencias de lo que debería incluirse en el Sínodo. Algunos de los temas de la retroalimentación, fueron que los Católicos estaban encantados de atender cuando se les pide. Todavía tenemos mucho que hacer en términos de catequesis sobre el matrimonio. Los padres sienten el desafío de la transmisión de la fe para sus hijos. Tenemos que poner atención al cuidado pastoral de los Católicos divorciados y vueltos a casar. Necesitamos más formación sobre la vida familiar. Debemos llegar a las familias que están en crisis, especialmente a través de la comunidad parroquial. Hay una vibrante existencia de muchos grupos pequeños de fe que fomentan el matrimonio y la vida familiar. El Papa Francisco estará involucrado directamente en el Sínodo este mes de octubre, y el trabajo que se inicia en el Sínodo este año que probablemente continuará hasta el año 2015.

También hablamos de la reunión mundial de familias que se celebrará en Filadelfia, del 22-27 de septiembre de 2015. Iré a la reunión, y la Arquidiócesis de Nueva Orleáns tendrá representantes oficiales en ella. El Arzobispo Vincenzo Paglia, presidente del Consejo Pontificio para la familia, nos habló de las bendiciones y de los desafíos de la vida familiar.

Hemos aprobado la renovación del Directorio Nacional para la formación, el ministerio y la vida de diáconos permanentes por cinco años adicionales.

También tuvimos una muy buena presentación del profesor Helen Alvare sobre la pobreza y la nueva evangelización, y una muy perspicaz charla del profesor Bradford Wilcox del matrimonio, familia y la economía. Dijo que la educación y una familia intacta son dos cosas importantes que ayudan a dar estabilidad a los niños a medida que maduran.

¿Algo más?
Durante la reunión, nos enteramos del trágico asesinato de un joven sacerdote de Phoenix en su rectoría. Su pastor, un hombre mayor, fue brutalmente golpeado, y herido de gravedad. Ofrecimos nuestras oraciones por el eterno descanso del alma del Padre Kenneth Walker, quien fue asesinado. El Obispo Thomas Olmsted estaba en la reunión cuando se enteró del asesinato, y nos invitó a rezar por los sacerdotes, sus familias y sus feligreses. Me encantó lo que el obispo Olmsted dijo: “No sólo creemos en la dignidad de cada persona, sino también en el destino de cada persona. Nosotros estamos creados a la imagen de Dios, y estamos hechos para la eternidad. En este momento que nos estamos bautizando, ya estamos (bautizados) en el misterio de la muerte y la resurrección. Tenemos que tener en cuenta que somos gente de esperanza porque la muerte no siempre es la última palabra. La segunda cosa es que tenemos que acercarnos a Cristo y el uno con el otro, y encontrar nuestro consuelo en él.”

Preguntas para Arzobispo Aymond pueden enviarse a This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it. .

Catholic World News

Clarion Herald Trip
Catholic Life Insurance
Dorignacs 1
Daughters of Charity
Catholic Journeys
Jesuit
Wlae