En un día glacial, un reconfortante mensaje pro-vida

    ¿Qué tan frío estaba en Washington, D.C., el día de la marcha por la vida?
    Estaba muy frío. En el día de la marcha, la sensación térmica era de menos-9 grados. No creo que alguna vez haya caminado en esa clase de temperaturas antes. En efecto, dos de nuestros manifestantes de Luisiana – uno de ellos una mujer joven y otro acompañante – tuvieron que ser tratados por congelación, y fueron asistidos rápidamente para que no fuera un problema mayor. Siempre ha hecho frío, pero en todos los años que he asistido, este era absolutamente el más frío que he tenido. A pesar de eso, tuvimos cientos de miles de jóvenes y otras personas que marcharon, y valientemente tomaron una postura para a favor de la vida.
    ¿Hubo menos discursos este año, al final de la marcha?
    Sí. Muchas de las intervenciones fueron buenas, pero algunas de ellas fueron mayormente políticas, y menos orientadas a la moralidad en el asunto de pro-vida. Mi creencia es, que los cientos de miles de personas, escucharon respetuosamente los discursos, pero las conversaciones de la gente entre el uno con el otro, al compartir sus creencias acerca de ser pro-vida y las Misas que compartíamos, eran más importantes que los discursos políticos.
    Una de esas Misas, fue celebrada por el padre Kurt Young en la Catedral de San Mateo.
    Sí, celebraba la fiesta de Santa Inés. El Padre Kurt habló de la vida de Santa Inés, que murió como una mártir a la edad de 13, por abrazar la fe. Dijo que algunas preguntas de los jóvenes, era si ellos mismos pudieran realmente hacer una diferencia en el movimiento pro-vida. Él les dijo, “sí” lo están haciendo, y están cambiando nuestra cultura. El Padre Kurt explicó que ellos están haciendo una diferencia. Y, al igual que otros han hecho una diferencia, podemos hacer una diferencia no sólo marchando en Washington, D.C., pero tomando nuestro fuerte testimonio a nuestras escuelas, parroquias y a la comunidad en general. Creo que la homilía fue muy poderosa y energizante para los jóvenes.
    ¿Celebró Misa para los jóvenes de la arquidiócesis?
    Si, lo hice al día siguiente, en la Parroquia del Santísimo Sacramento, que se encuentra más cerca al inicio de la marcha. Hablé con ellos sobre los sueños. Algunos de nuestros sueños se hacen realidad, y otros no, pero el sueño de Dios por nosotros es una realidad. En la historia de la creación, cuando Dios creó a la humanidad, dijo que fuimos creados a su imagen y semejanza. El sueño de Dios es que respiraba no sólo por la vida humana, sino por su propia vida en la de cada ser humano. Incluso mientras estábamos aún en el útero, sopló su vida en nosotros, y nos llamó por nombre. Estamos llamados a dar testimonio de nuestras vidas. Incluso, para aquellos que son “pro aborto,” ahora la mayoría estamos de acuerdo que en el momento de la concepción en el vientre, hay un niño presente. Pero aún se discute que la madre – incluso el padre – puede optar por tomar esa vida. ¿No es interesante que cuando una mujer embarazada es acecinada, la ley considera un doble homicidio? ¡Qué increíble contradicción! Durante 41 años, Roe versus Wade (Jurisprudencia de la corte) ha permanecido en nuestra nación como un terrible error y una escalofriante tragedia. Fue mi generación la que permitió que esto sucediera. Realmente, creo con todo mi corazón que es esta nueva generación hará una diferencia, y nos llama a todos, a un profundo respeto por la vida humana, desde la concepción, hasta la muerte natural.
    ¿Nos ha insensibilizado el aborto, el valor de la vida humana?
    Lo ha. Si de alguna manera podemos justificar, matar a un niño inocente por nacer en el vientre, es mucho más fácil de justificar el dejar a un lado, y burlarse de una persona con discapacidad. Es más fácil de justificar el desconectar, y quitarle la vida a alguien que está con una enfermedad terminal o proporcionarle suicidio asistido. Es más fácil de justificar la pena de muerte y decir, “porque has matado a alguien, tenemos el derecho a matarte.” A finales de este mes, podríamos ver la pena de muerte impuesta nuevamente en nuestro propio estado. Chris Sepulvado, está programado para ser ejecutado en Angola, el 13 de febrero. Porque es legal tomar la vida de un niño por nacer, es más fácil para esta sociedad justificar el uso de la pornografía y devaluar el cuerpo humano. Podemos justificar el “sexting” (mensajes de texto, con temas sexuales). La cuestión fundamental en todo esto, es obviamente el respeto por los no nacidos, pero cuando ese respeto se ve socavado, los efectos de la onda expansiva crean enormes problemas sociales.
    ¿Le complació la participación local en Washington D.C.?
    Creo que del estado de Luisiana tuvimos a más de 1.500 estudiantes que participaron en la Marcha por la Vida. Solo de la arquidiócesis, tuvimos unos 600, y eso es un gran número. Les dije a los estudiantes que necesitamos marchar aquí en Washington, pero tenemos que regresar y continuar pidiéndole a Dios, que nos utilice como faros de luz y como faros para el Evangelio de la Vida. No podemos vacilar en nuestros esfuerzos para lograr un mayor respeto por la vida y la dignidad humana. Algunos me preguntan, “¿Está la iglesia joven viva? Déjenme decir esto: la iglesia joven está muy viva y muy pro-vida. Me uno a muchos otros, al decir que estamos muy, muy orgullosos de ellos.
    Preguntas para el Arzobispo Aymond, pueden enviarse a: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it. .

Catholic World News

Clarion Herald Trip
Catholic Life Insurance
WorldWide Janitor
Wlae
Daughters of Charity
Catholic Journeys
Jesuit
Dorignacs 1