¿Cómo votaría Jesús el martes, 6 de noviembre?

aymond    Muy a menudo oigo decir, que la iglesia debe mantenerse fuera de la política – que la iglesia y la política no va junta. Creo que es una premisa falsa. La iglesia se involucra en política.
    ¿Estuvo Jesús fuera de la política? No, Él no lo hizo. Él siguió la ley de la tierra y afirmó el bien de la vida política. Cuando los líderes y políticos eran injustos, Él habló, por aquellos que eran oprimidos y alienado, fue una voz de justicia. Jesús dijo, denle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.
    Tenemos un montón de evidencia en los relatos del Evangelio, de que Jesús estuvo involucrado en la política y habló de las realidades políticas de su tiempo, algo no muy parecido al modo en que hablamos entre sí hoy. Sin duda fue uno que estaba políticamente involucrado. Porque nosotros como iglesia llevamos hoy la misión y el ministerio de Jesús, la iglesia tiene la obligación de hablar y actuar como lo haría Jesús, en ayudarnos a formar el carácter moral de nuestra sociedad.
    La Constitución de Estados Unidos protege nuestro derecho como personas de fe, al hablar sobre nuestras creencias y sobre los asuntos morales. La Constitución dice específicamente, que podemos hacerlo sin interferencia del gobierno.
    En nuestra tradición Católica, ser un ciudadano responsable es parte de ser Cristiano, algo que tomamos de una manera muy particular a través de nuestro compromiso bautismal. Al participar en el proceso político, nos aseguramos de que nuestra voz, la voz de la Iglesia y los valores de Jesús sean escuchadas en la arena pública de hoy. Esto es nuestra obligación moral.
    El “Catecismo de la Iglesia Católica” señala en los párrafos 1913-15, que “todos los ciudadanos debemos promover el bien común, y todos los ciudadanos debemos tomar parte activa en la vida pública.”         
    ¿Quién tiene esta responsabilidad para la formación de conciencia para ser ciudadanos fieles? Todos nosotros – no sólo los obispos, el clero, los religiosos o las personas involucradas en ministerio laico. Debemos vivir como personas de fe.         En su encíclica “Deus Caritas Est,” el Papa Benedicto XVI escribió: “La iglesia quiere ayudar a formar conciencia en la vida política y estimular mayor conocimiento dentro de  las auténticas necesidades de justicia, así como una mayor disposición a actuar de consecuencia, aún cuando esto podría implicar conflictos con situaciones de interés personal. ... La iglesia no puede y no debe tomar por sí misma la batalla política para lograr una sociedad lo más justa posible. Ella no puede y no debe sustituir al estado. Sin embargo, al mismo tiempo, ella no puede y no debe quedarse al margen en la lucha por la justicia.”
    Los obispos de los Estados Unidos han sido muy claros en “La Formación de Conciencias para los Ciudadanos Fieles” que la iglesia no es y no debe decirle a la gente cómo votar o por quién deben votar. Eso es un asunto de conciencia personal. Soy responsable ante Dios y ante mí, en términos de cómo votaré. No estamos para apoyar o para denunciar a los candidatos.
    La guía para votar no debería respaldar a un candidato. Muchos tipos de guías de votantes llegan a mi escritorio, pero dichas guías básicamente apoyan o denuncian a un candidato. Los obispos también dicen que los candidatos no pueden ser invitados por una iglesia para dar conferencias políticas.
    Debemos formar nuestras propias conciencias para que si entramos en la cabina de votación, traigamos con nosotros nuestra fe. Votar con una conciencia informada, es una oportunidad de oro para ejercer nuestra fe y responsabilidad cívica. Lo hacemos no sólo para nosotros sino también para animar a otros a hacer lo mismo. Las elecciones nos dan la oportunidad de mirar las plataformas de todos los candidatos, compáralos con los valores de Jesús y las enseñanzas de la iglesia y luego a votar con fe.
    Las personas podemos observar que es muy raro que en la mayoría de las elecciones, ninguno de los candidatos cumpliría con todo lo que la Iglesia Católica y Jesús le pedirían. Pero, nuestro objetivo es examinar cuidadosamente la plataforma de cada candidato, a comparar con los valores del Evangelio de Jesús y las enseñanzas de la iglesia, y luego votar por la persona que creemos que tiene la mayor posibilidad o probabilidad de movernos hacia esos objetivos.
    Aquí hay seis sugerencias para ayudarnos a formar nuestras conciencias:
    1. Comience con oración. Pidamos al Señor Jesús, que nos dé la sabiduría para discernir los diversos asuntos.
    2. Estudiar los asuntos. Simplemente no está escuchando a los medios de comunicación, porque sabemos que los medios de comunicación llevan con ellos sesgos “no son parciales.”
    3. Reflexionar sobre los temas. ¿Cómo se relaciona la posición de este candidato con los valores de Jesús y las enseñanzas de la iglesia?
    4. Identificar y priorizar los problemas. Tenemos que ser capaces de identificar y dar prioridad a esos valores. ¿Qué temas son los más importantes? No todos los problemas llevan el mismo peso. “Ciudadanos Fieles” nos recuerda que necesitamos sabiduría y prudencia.
    5. Orar nuevamente y hacer esa pregunta importante: “Jesús, si fueras a votar el 6 de noviembre, ¿Por quien votarías?”
    6. Tomar la mejor decisión que sea posible. Tenemos que votar con conciencia. Cada persona tiene la responsabilidad de formar su propia conciencia y a actuar.
    Los obispos han identificado siete temas para ayudarnos a formar nuestras conciencias:
    1. Apoyamos el derecho a la vida y la dignidad de la persona humana. Como Católicos, estamos en una fuerte posición con el tema de la dignidad y el respeto de toda vida humana, desde el momento de la concepción hasta la muerte natural. Ciertamente, nuestra postura sobre el aborto es muy fuerte y debe continuar. Ese es un tema fundamental del que provienen muchas otros asuntos, pero no es el único problema.
    2. Valoramos la vida familiar y el matrimonio como un sacramento.
    3. Proclamamos que cada persona tiene derecho a alimentos, protección, educación, empleo, salud y vivienda.
    4. Nos comprometemos a una opción por los pobres y vulnerables.
    5. Apoyamos la dignidad del trabajo y los derechos de los trabajadores, a un salario justo, condiciones de trabajo y oportunidades justas.
    6. Ofrecer solidaridad con otras personas que están experimentando el racismo o la trata de seres humanos. Debemos proteger los derechos humanos, buscar la paz y evitar la guerra, excepto como último recurso.
    7. Nos preocupamos por la creación de Dios.
    Por lo tanto, hay un montón de problemas, no sólo uno o dos.
    Si realmente vamos a votar como lo hizo Jesús, eso significa que vamos a tomar en serio su mensaje, mire cuidadosamente lo que dicen nuestros candidatos y lo que representan y luego examine qué persona podría acercarnos a vivir los valores de Jesús en nuestra sociedad.