Un nuevo rector para el seminario viene altamente recomendado

arzobispo_aymond    La semana pasada se anunció el ombramiento de un nuevo rector-presidente del Seminario de Notre Dame, el Padre James Wehner, quien comenzará a servir en su cargo el 1 de julio. El Padre Wehner ha servido durante los últimos tres años en una capacidad similar en el Colegio Pontificio de Josephinum en Columbus. ¿Qué tan importante es este nombramiento?
    En primer lugar, las posiciones del rector tanto en el Seminario de Notre Dame y en el Colegio del Seminario de San José son muy importantes porque el rector está encargado de la formación y la educación de nuestros futuros sacerdotes. La iglesia será más fuerte si tiene sacerdotes buenos, santos y dedicados. El rector también proporciona liderazgo a la facultad del seminario y vocacionales.
    ¿Qué le llamó atención del Padre Wehner?
    Habíamos anunciado en noviembre pasado que estábamos buscando a un nuevo rector para el Seminario de Notre Dame. El Padre José Lavastida, ha servido en el seminario por 15 años, incluyendo los últimos cinco años como Rector. Escribí a instituciones Católicas, diócesis y seminarios pidiendo los nombres de los candidatos, y he recibido muchas respuestas positivas. Escribí a cada seminario, pregunté al rector de cada uno de ellos si sabía de alguien de su propia facultad, que pudiera estar interesado en la posición. En este caso, el Padre Wehner escribió de vuelta y dijo, por diversas razones, ninguno de los miembros de su facultad quería salir de Ohio. Pero él se mantuvo pensando en él mismo y pensó en las oportunidades que se presentan al trabajar en otro seminario que está funcionando bien, especialmente el Seminario de Notre Dame, y ayudar a construir sus programas de formación sacerdotal. Entre más lo pensaba, más se  entusiasmaba y él me llamó y se ofreció como un posible candidato. Luego entró en un proceso de discernimiento.
    ¿Qué fortalezas puede aportar el Padre Wehner al Seminario de Notre Dame?
    Él viene a nosotros con una gran experiencia. Ha compartido en muchos ministerios diferentes. Fue asistente personal del entonces Obispo Donald Wuerl, cuando era obispo de Pittsburgh. También tuvo muchas responsabilidades diferentes, diocesano y parroquial, en Pittsburgh. Más recientemente, se desempeñó durante seis años como rector del Seminario de St. Paul en Pittsburgh y en los últimos tres años como rector de la Escuela Pontificia de Josephinum en Columbus. Él es ampliamente respetado por los obispos en la junta de directores de Josephinum. Él está altamente recomendado por el Cardenal Wuerl. Es respetado por los seminaristas y profesores en Josephinum. Él es visto como un rector que es muy trabajador, lleno de fe, muy leal y comprometido con las enseñanzas del magisterio. Realmente ha hecho un nombre por sí mismo, utilizando sus dones para enseñar y hablar de evangelización de la cultura estadounidense. También sirve como un consultor al Comité de los Obispos de U.S. sobre evangelización y catequesis, de los cuales el Arzobispo Hughes es miembro. Se le conoce como un sacerdote que no es sólo un padre para los seminaristas, sino también un modelo a seguir. Es alguien que es un administrador muy fuerte y líder. Estoy muy agradecido a Dios, que le permitió cruzarse en nuestro camino.
    ¿Quien llevó a cabo la búsqueda?
    Fue entrevistado por un comité de obispos, al que yo había pedido para que sirviera en esa posición. El Obispo Fabre era el jefe de la Comisión y del Comité e incluyó a otros tres Obispos de la región. Todos quedaron muy impresionados con él y por su compromiso con la Iglesia.
    ¿Qué tan grande es el Colegio Pontificio Josephinum?
    Lo son ambos, tanto el Colegio del Seminario como el Teologado. El Padre Wehner aumentó significativamente la inscripción en el tiempo que estuvo allí y mantuvo una facultad muy calificada. Reconstruyó el seminario y fomentó un buen espíritu. Cuando le demos la bienvenida al Seminario de Notre Dame, tendrá una facultad excepcional. Hemos sido muy afortunados en atraer a los mejores laicos para enseñarles, y tenemos una grandiosa facultad diocesana y religiosa para ordenar a los sacerdotes. Estoy muy orgulloso y agradecido por nuestra facultad. Nuestros nuevos miembros de la Facultad incluyen al Padre Jeff Harvey, un Vicentino, quien es un excelente profesor de homilética. Otra novedad es el Dr. Nathan Eubanks, quien es profesor de las escrituras. También hemos contratado al Dr. Thomas Neal, quien será un profesor de teología y también servirá como el director del programa del  ministerio eclesial laical llamado, Compañeros de Trabajo en la Viña del Señor. Volviendo al Seminario, el Padre Michael Flynn, un graduado del Seminario de Notre Dame y un sacerdote de la Diócesis de Pensacola-Tallahassee. Ha completado su licenciatura en la liturgia, y él será un director espiritual y profesor. También, uno de nuestros propios sacerdotes está dispuesto a regresar a tiempo parcial para enseñar y servir como un director espiritual.
    Suena como si estuviera muy entusiasmado con la dirección del seminario.
    Se trata de un nuevo tiempo para el seminario. Está aumentando el número de hombres jóvenes y no tan jóvenes, que están entrando al Sseminario. Atendemos a todas las diócesis de Luisiana, así como a las diócesis de Mississippi, Alabama y Tennessee y servimos a las comunidades religiosas. El seminario es una bendición, no sólo para nosotros, sino también a los Católicos a lo largo de toda la región.
    Pueden enviar preguntas al Arzobispo Aymond al This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it. .