V Encuentro: una iniciativa para llegar a los Latinos

 
“Si usted es un católico bautizado, entonces usted es un misionero,” son palabras dentro de los manuales del V Encuentro, una iniciativa de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos para evangelizar o “encontrar” a nuestros hermanos y hermanas católicos en la periferia de la Iglesia y hacer que se sientan bienvenidos. 
 
El Apostolado Hispano, como lo ha hecho durante cuatro décadas, encabeza la marcha para este proceso de cuatro años con el tema “Discípulos Misioneros: Testigos del Amor de Dios”. El programa espera desarrollar líderes parroquiales de todas las etnias y ayudar a la Iglesia a discernir maneras para descubrir y hacer frente a las necesidades de una población católica hispana en constante crecimiento en todo el país.
 
“El Encuentro ya ha ocurrido cinco veces,” dijo el Padre Dominico Sergio Serrano, director del Apostolado Hispano. “Los obispos han creado este programa para ayudar a que los Hispanos tengan una voz en la Iglesia Católica de los Estados Unidos.”
 
El reconocimiento de la Iglesia Católica del crecimiento de los católicos latinos comenzó con el I Encuentro en 1972 con la creación de la Secretaria de Asuntos Hispanos. El II Encuentro (1975-77) estableció ocho oficinas regionales para Asuntos Hispanos. El Apostolado Hispano de la Arquidiócesis de Nueva Orleans se estableció durante este período.
 
Un Plan Pastoral Nacional para el Ministerio Hispano y un Comité Permanente de Asuntos Hispanos dio inicio a la creación de ministerios parroquiales para los latinos católicos en el III Encuentro (1982-85). El IV Encuentro 2000 abrió los ojos de la Iglesia a su rica diversidad cultural. Cinco años más tarde, los jóvenes católicos fueron reconocidos en un Encuentro Nacional.
 
El V Encuentro comenzó en el 2016 y continuará hasta diciembre del año 2020 con reuniones parroquiales, regionales y nacionales para desarrollar e implementar pautas.  

Comenzó con los sacerdotes
En febrero, el Apostolado Hispano invitó al Padre Rafael Capó, director del Instituto Pastoral del Sureste (SEPI), para compartir detalles sobre el V Encuentro y la necesidad de éste mismo, primero con los sacerdotes de las parroquias con gran número de católicos latinos, y luego con 300 líderes laicos.
 
El Padre Serrano hizo énfasis en los hallazgos que muchos hispanos no se sienten bienvenidos en la iglesia, y que no está preparada para recibir a esta creciente población.
 
“No tenemos grupos en las parroquias para acogerlos,” indicó, y una Misa en español el fin de semana, no satisface las necesidades de la población de habla hispana, aunque ha abierto la puerta para predicar y evangelizar a los latinos católicos.
 
El Padre Serrano destacó que la Iglesia está perdiendo la generación “1.5” de jóvenes adultos que pueden o no haber nacido en un país latino, y aunque hayan crecido en la cultura latina, no pertenecen plenamente a ninguna de las dos culturas.
 
“Para eso es el V Encuentro,” indicó Padre Sergio. “Estamos tratando de acercarnos a los ‘1.5’ y salir y hacerlos sentir que son bienvenidos y parte de la iglesia.” 
 
Se han conseguido avances notables en la comunidad latina con los Encuentros. Padre Sergio mencionó al Obispo Patrick Flores, el primer obispo latino quien falleció este año, como resultado directo de los Encuentros. Sin embargo, él piensa que cada parroquia arquidiocesana debería estar involucrada en el V Encuentro.
 
“Es un proceso que está invitando a la gente a que regrese a la Iglesia,” indicó. “Deberíamos de darles la bienvenida a nuestros hermanos y hermanas que son de nuestra misma fe, y si los perdemos, nos veríamos forzados a cerrar más iglesias.” El alienta a los adolescentes y jóvenes adultos a invitar a sus compañeros y amigos católicos.
 
¿Qué es lo que implica? Hasta el momento, el V Encuentro ha arrancado en Inmaculada Concepción en Marrero, Los Santos Ángeles Guardianes en Westwego, Santísima Trinidad en Covington, Ascensión de Nuestro Señor en LaPlace, y en Santa Teresa de Ávila y Nuestra Señora de Vietnam en Nueva Orleans, indicó Padre Sergio.     
 
Los Párrocos y líderes viven un proceso de evangelización de cinco semanas para descubrir quiénes se han alejado de la Iglesia Católica, qué es lo que ellos quieren y necesitan, y cómo caminar con ellos para hacerlos sentir bienvenidos en nuestra Iglesia Católica. En sintonía con el llamado del Papa Francisco a crear “una cultura de encuentro,” y a celebrar, que por el bautismo todos somos misioneros y estamos llamados a acércanos a los demás con amor.   
 
“Católico/a significa universal,” expresó Daniel Osorio, director asistente del Apostolado Hispano, “donde quiera que vayas alrededor del mundo, las Misas son celebradas según la herencia cultural de esa región. Hay diferentes maneras en que la gente expresa su fe (en el mundo entero).” 
 
Osorio recalcó que la procesión de la patrona de México, Nuestra Señora de Guadalupe, “Es una intensa y profunda expresión de fe,” indicó Osorio. “Cada cultura tiene un sabor diferente.”
 
Osorio expresó que la Iglesia Católica ha forjado una trayectoria con los Hispanos recién llegados; sin embargo, esa disponibilidad debe de continuar cuando los Hispanos buscan recibir los sacramentos en su propio idioma y cultura.
 
Especialmente después del Huracán Katrina, la arquidiócesis se dio cuenta que los trabajadores latinos no eran los únicos que se mudaban aquí para brindar ayuda tras la tormenta. Eventualmente las familias vinieron y necesitan servicios.   
 
Osorio enfatizó que la generación 1.5 de los cuáles la mayoría hablan inglés, pero viven en una cultura hispana.
 
“¿Cómo llegamos a los de habla hispana que son segunda generación y no se sienten bienvenidos en ninguna de las dos culturas?” preguntó. “Ellos sienten que no pertenecen al grupo de jóvenes y no pueden pagar la educación de las Escuelas Católicas”
 
El citó una estadística reciente que revela que sólo el 4 por ciento de los estudiantes católicos son latinos. “¿Qué va a pasar cuando estos jóvenes necesiten su confirmación?” La Iglesia necesita preparar a esta generación ya que ellos son el futuro. Si no lo hacemos, el futuro de la Iglesia Católica sufre.
 
“El V Encuentro está intentando llegar a los que están alejados y discernir cuales son las carencias y que es lo que se necesita fortalecer,” Osorio indicó. “Queremos que los Latinos sepan que ellos no sólo son un grupo dentro de la Iglesia Católica, sino que ellos son la Iglesia. Ya no son unos pocos, y tenemos que darnos cuenta de eso”
 
Osorio expresó que el Arzobispo Gregory Aymond está tomando un rol de liderazgo en el V Encuentro como presidente de la región V de los obispos de Estados Unidos.  Osorio mencionó que otra meta también es reforzar el número de evangelizadores latinos. 
 
“Los latinos tienen que ser evangelizadores también, no sólo para los latinos, pero para todos en general,” indicó Osorio.
 
Las parroquias darán los resultados del Encuentro entre Octubre y Diciembre. En ese entonces El Arzobispo Aymond enviará delegados al V Encuentro Regional entre Enero y Junio del 2018, y después en Septiembre al Encuentro Nacional en Grapevine, Texas. 
 
“Para que sea fructífero, necesitamos que todos estén involucrados,” indicó Osorio. “Esto no es algo que podamos obviar. Tenemos que mirar hacia el futuro, o se nos pasará factura más adelante, y se hará más difícil que ahora.

Catholic World News